· 

Recomiendan no consumir los zorzales que están afectados por un parásito

Obtenidas las conclusiones de un estudio, las asociaciones de cazadores recomiendan no consumir los zorzales que se ven afectados por la presencia de este organismo parasitario.

Por segundo año consecutivo, los cazadores han vuelto a identificar zorzales afectados por el parásito Morishitium Polonicum, un hecho por el que se recomienda no destinar al consumo humano los ejemplares que estén afectados por este organismo.

 

En la temporada de caza de 2017, la Asociación de Propietarios y Cazadores de los Mont Reales y la Asociación de Cazadores con Artes Tradicionales de Sóller detectaron la presencia de un parásito a ejemplares de zorzales capturados por sus asociados. Por ello, se dirigieron a la Universidad de las Islas Baleares, que elaboró un exhaustivo estudio de laboratorio de estos animales con el fin de identificar el parásito que los afectaba, su origen y su relación con la seguridad alimentaria.

 

El informe señala que el parásito accede al ave a través de las vías respiratorias y se instala dentro de su organismo. En sus estados iniciales, es prácticamente imperceptible a la vista humana, en cambio, cuando el parásito es adulto ya se puede ver a simple vista. Este organismo se alimenta de la propia carne del ave infectado.

Uno de los zorzales afectados por este parásito
Uno de los zorzales afectados por este parásito. Foto: Sa Veu

Una vez obtenidas las conclusiones del estudio, las asociaciones de cazadores recomiendan no consumir los zorzales que se ven afectados por la presencia de este organismo parasitario.

 

Estudios similares realizados en Argentina con tres especies de zorzales que residen en Sudamérica (Zorzal Colorado, Zorzal Plomizo y Zorzalito de Swainson), permitieron la identificación de hasta tres géneros de nemátodos, dos de céstodos y uno de coccidio en 72, 34 y 10 muestras fecales analizadas y pertenecientes a las tres especies respectivamente; dándose una prevalencia mucho mayor en la última especie citada anteriormente.

 

En conclusión, los zorzales afectados por este parásito, que se aprecia a simple vista (y no viene siendo muy común), no suponen un peligro para la salud -han insistido- pero se recomienda que para seguridad alimentaria no se consuma.

Informan: Sa Veu - Diario digital de la comarca de Sóller y Palomeando


Escribir comentario

Comentarios: 0