· 

Excelente arranque de la media veda

La campaña de codornices que comenzó ayer prevé mejorar el nivel de capturas de ediciones precedentes tanto en Castilla y León, como en Álava o en Navarra

Tras los irregulares resultados de la media veda de agosto del año pasado, los cazadores afrontan la actual campaña que arrancó ayer con excelentes perspectivas si se tienen en cuenta las observaciones y las sensaciones de aficionados de diferentes zonas de Castilla y León, Álava y Navarra.

 

Uno de los aspectos que permite situarse a los aficionados ante unas inmejorables sensaciones radica en la gran cantidad de codornices que se han podido ver en los días previos al inicio de la media veda. Aunque la mayor parte de quienes han salido a los campos en las fechas anteriores a la apertura de la temporada coinciden en esta apreciación, también apunta a la irregularidad de su presencia en determinadas zonas.

 

Algunos cazadores afirman que en su zona puede ser el mejor año de codornices en mucho tiempo, con calidad y cantidad.


Reparto desigual

La irregularidad parece ser también la tónica en, por ejemplo, Álava; aunque en este caso es desigual la presencia de poblaciones en áreas relativamente próximas. «Dentro de los mismos cotos hay sitios en los que se ha visto que salían abundantes codornices y con pollos bastante grandes, mientras que en otras zonas apenas salían. Parece que han optado por concentrarse para criar en determinadas zonas, tal vez por efecto de la sequía» apunta Ibon Telletxea, veterinario y especialista en el estudio y gestión de aves sedentarias y migratorias de la consultora Aran Servicios Medioambientales.

 

Donde las poblaciones de codornices parecen situarse en unos niveles óptimos es en Navarra. En los días previos a la apertura de la media veda «algunos agricultores y cazadores aseguran no haber visto tanta cantidad de ejemplares para esas fechas, desde hace muchos años», según sostiene José Ángel Remírez, presidente de la Federación Navarra de Caza.

 

De hecho, en una prueba de perros de rastro celebrada hace un mes en la cuenca de Pamplona «salían gran cantidad de codornices y eso que todavía no se había cosechado. Yo mismo puede pude ver y oír a más de una veintena en poco más de media hora», asegura Remírez.

Imagen tomada por miembro de nuestros grupos whatsapp
Imagen tomada por miembro de nuestros grupos whatsapp

Sequía en el sur

La considerable cantidad de codornices en la mayoría de los territorios puede estar propiciada porque «este año las cosechas se han realizado en las fechas previstas, a diferencia del año anterior cuando el tiempo no favoreció, y la recolección se realizó más tarde». Esa circunstancia propició que «la codorniz no tuvo tiempo para criar y en cambio este año ha habido codornices prácticamente desde finales de abril y principios de mayo».

 

La climatología es precisamente otro de los elementos que ha contribuido a la abundancia de codornices. La sequía existente en los campos del sur, «ha propiciado que hayan optado por latitudes menos áridas y hayan subido en fechas anteriores a otros años».

 

Además de la climatología, todos ellos coinciden en destacar que «la recogida de la cosecha en las fechas habituales y la retirada de la paja han propiciado que las expectativas para la media veda sean inmejorables y para que los cazadores que se acerquen a los campos de estos territorios puedan hacer buenas perchas de codornices».

 

Fuente: Desveda.info. Fotos: Palomeando.tk


Escribir comentario

Comentarios: 0