Palomeando

Desastre en las costas: Muchas becadas huyen del temporal y mueren de agotamiento en el mar del Norte

Desastre en las costas: Muchas becadas huyen del temporal y mueren de agotamiento en el mar del Norte

Debido a la ola de frío, muchas aves han cruzado el mar para evitar la falta de alimento, y han muerto de agotamiento apareciendo sus cadáveres en las costas de Noruega, Suecia e Inglaterra.

En las últimas horas aparecían informes que advertían una mortalidad masiva de becadas cerca de Stavanger, Noruega. Estas muertes son debido principalmente a temperaturas muy bajas que traía consigo la ola de frío que azota Europa.

Concentración masiva en las costas

A mediados de la semana pasada, al sur de Noruega, se venía observando una concentración masiva de becadas en bosques, prados y asentamientos costeros. Ya desde el principio se reveló que las aves comenzaron un gran viaje migratorio para librar la ola de frío y llegaban muy exhaustas a las costas. De hecho los perros y gatos locales estaban haciendo sobre ellas masacres incontroladas.

Ya en esta situación y cuando parecía que las aves están demasiado cansadas para migrar a través del Mar del Norte a Inglaterra, la ola de frío las dejó sin alimento y obligó a que salieran en migración sobre el mar.

En el intento de cruzar esta gran masa de agua, desde la costa oeste de Noruega hasta la cima de la península de Escania en Suecia e incluso la costa este de Inglaterra, muchas de ellas murieron de agotamiento sobre el mar y estas costas ahora están llenas de cadáveres de becadas.

Hasta 20 becadas muertas por hectárea

En algunos lugares, el número de becadas registradas en los sitios de observación aumentó hasta en 5 veces más en una noche, tanto en Irlanda como en Inglaterra y una gran parte de estas becadas son las que solían pasar los inviernos en Escandinavia y las Islas Británicas. En Noruega, al sur de Stavanger, el número de becadas que han muerto de hambre y agotamiento, es de hasta 20 individuos por hectárea.

Según confirman observadores del norte, estas situaciones ocurren de vez en cuando y la última fue hace unos 10 años. Y aunque es preocupante, no parece tener un impacto a largo plazo en la población en general.

Nuevas entradas en España

Mientras tanto en España, y gracias al anillador Miguel Minondo, conocemos que la Península está recibiendo muchas de estas becadas que huyen del frío al norte. Anoche fueron avistadas y anilladas un buen número de becadas, con dos características en común.

Todas eran jóvenes y con unos pesos muy bajos, llamando la atención un ejemplar de 255 gramos. Esto ha llevado a pensar al propio anillador si por consecuencia de la ola de frío en el norte de Europa, estarán llegando aquí en forma de una entrada de nuevas becadas.

Fuente: The Woodcock Network, Miguel Minondo y Jaanus Aua.

Esta página usa Copyright para proteger su contenido de plagios o incorrectas publicaciones en otras webs

Iniciar sesión

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?